Periplo Ediciones

periplo-amarillo-limon-el-sol-01

AMARILLO LIMÓN EL SOL
Sumando Libros

Los colores de la cocina
Azul, verde y crema
Color alacena

Descripción
Amarillo limón el sol es un libro de cocina muy original. Para empezar, en su portada anuncia que es un “manual para cocinar con chicos” y así lo es. Pero no solo sirve para darnos ideas de cocina y recetas: habla también de utensilios, seguridad en la cocina, ir de compras y muchas otras cosas que lo convierten en un libro para ser leído aunque no estemos por cocinar. Las recetas tienen una pequeña introducción, que sirve de disparador para hablar con los pequeños lectores de los productos, de las materias primas y de los comercios del barrio, como por ejemplo la verdulería, que es comparada con una caja de pinturitas, o la pescadería y la procedencia de los pescados.

Las ilustraciones son muy  atractivas por sus colores y por su técnica, están realizadas por medio de paper cut (una técnica de calado en papel) y absolutamente todo lo escrito está representado de esa forma: las descripciones de utensilios, las introducciones de los capítulos, las recetas, la tapa y contratapa, etc.

El título deriva de un poema, que actúa como prólogo del libro de Mercedes Villalba. Eloise Alemany se describe en su blog como consultora creativa, autora, productora cultural. De familia francesa, nacida en Tokio y residente en Buenos Aires, lleva publicado varios libros de cocina donde la imagen, la fotografía y el diseño están tan presentes como en este libro. Johanna Wilhelm nació en Buenos Aires, es diseñadora gráfica de la UBA y una de las directoras del estudio de diseño, imágenes y objetos Yes, oui si. Complementó su formación académica con estudios en fotografía, origami, gastronomía y pintura.

Mi historia
Sincereamente no recuerdo como llegué a este libro, pero lo más probable es que haya sido buscando o “googleando” cosas interesantes sobre gastronomía y diseño. Lo que sí recuerdo es que, una vez que lo descubrí, quise tenerlo de inmediato. En él se combinan dos (o tres) de mis pasiones: la cocina, las manualidades con papel y la literatura infantil. Así que, sin dudarlo, empecé a ver cómo podía conseguirlo y terminé planeando un encuentro con la mismísima autora en el mercado Sabe la Tierra del bajo de San Fernando. Ella iba a ir de visita por esos lados y yo soy vecina y frecuente visitante del mercado, así que me lo entregó personalmente. Estaba tan emocionada por tenerlo que  apenas crucé unas pocas palabras con ella; luego me arrepentí de no haberle pedido que me lo dedicara. Pasó algo más de un año desde ese momento y aún lo conservaba a salvo de Jazmín, pero mientras escribía este post, lo descubrió y quedó encantada con las frutas y verduras que lo ilustran. En breve, empezaremos a usarlo como un verdadero manual de recetas.

Link